--:--
--:--
  • cover

El ex PM Netanyahu, quien posee el récord de tiempo en el cargo en los 75 años de Israel, consiguió reunir, en las elecciones de principios de mes, 64 escaños de apoyo en el parlamento, junto a otros partidos que conforman el bloque de derecha. Su partido obtuvo 32 escaños, los dos partidos ortodoxos 11 y 7, y los partidos de extrema derecha y los asentamientos en los territorios ocupados de Judea y Samaria, 7 cada uno.

Con ese claro resultado, el proceso de formación de gobierno parecía simple y corto, pero el nuevo gobierno, que se esperaba fuera anunciado en pocos días, se está demorando. Las negociaciones están estancadas y no han progresado luego de pasada la primera semana luego que Netanyahu recibió oficialmente la misión de formar gobierno. Para ello tiene 4 semanas y si lo solicita, el presidente puede otorgarle 2 semanas más.

Se descarta la posibilidad que no consiga formar gobierno, pero hay varias trabas que lo dificultan. En las reglas de juego de negociación comunes en la política israelí, Netanyahu es considerado como muy experimentado y hábil estratega con extraordinarias cualidades en el tema. El actual impasse se ve como una más de sus estratagemas para obtener el resultado deseado por él.

Las trabas son variadas y cada una con su peso específico, legal, político o sus consecuencias internacionales, principalmente en las relaciones con el más importante aliado: los EEUU.

Una de las carteras en disputa, MD, fue tradicionalmente, salvo rara excepción, ocupada por el mismo PM o por un oficial retirado de alto cargo, por lo general ex CJE. En la delicada y extremadamente explosiva atmósfera de MO, el cargo de MD es de suma sensibilidad, donde prácticamente cada decisión es tomada en estrecha coordinación con el PM.

En actitud sumamente atrevida y para muchos descabellada, exige el líder de la facción de ultraderecha ocupar el cargo y hasta amenaza votar en contra del gobierno (y así hacerlo caer) si se rechaza su exigencia y el gobierno es anunciado sin su consentimiento. En su currículo se puede encontrar: 42 años de edad, reside en un asentamiento en Cisjordania, hizo servicio militar corto a los 28 años, luego de haberlo evadido por años, algo que en el ámbito político y la mayoría de la población es mal visto. En sus comienzos de militancia política, hace 17 años, fue detenido por varias semanas por almacenar, junto a colegas, nada menos que 700 litros de combustible, supuestamente para ser usados en protestas violentas contra la evacuación, por parte de Israel, de varios asentamientos en Cisjordania.

Otra cartera en disputa es el MT, también cargo de confianza que requiere total colaboración con el PM. El aspirante es el líder del partido ortodoxo, quien cumplió, hace más de 20 años, 4 años de prisión por soborno. Hace unos meses fue incriminado por evasión de impuestos, pagó fuerte multa y recibió prisión condicional. La cuestión, que seguramente deberá decidir la SCJ es si esta condena condicional lo priva por ley de ocupar ministerio. Los juristas están divididos en sus opiniones, debido a que la ley no aclara el caso de prisión condicional.

Todo esto, claro, al margen del cuestionamiento moral del aspirante, quien goza de gran popularidad y pleno apoyo en el público ortodoxo.

Y aun no entro en temas de principios en relación con el gobierno entrante. La intención de debilitar a la SCJ como árbitro en toda discordia legal es clara e inmediata, por medio de una ley que permita al parlamento invalidar y anular cualquier decisión de la corte, subordinando así al PJu a la mayoría, aun temporal, del PLe. En otras palabras, si ello ocurre, la democracia, en su forma básica de los 3 poderes independientes, será duramente afectada.

En vista de este panorama, muchos se cuestionan si la democracia, al menos en su implementación israelí, y en muchos otros países, es el medio correcto de gobernar un país en favor de todos sus residentes, cuando minorías grandes la utilizan en su provecho exclusivo, acaparando recursos e imponiendo su forma de vida, en desmedro de otras minorías.

Una respuesta al respecto, dio ese gran humano, a quien debemos tanto, Sir W.Ch:

La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre, con excepción de todos los demás que se han probado.

 

Salud y deseos de paz para todos. Shaul Bar Tor, Israel.

Please follow and like us:
Facebook
Instagram
×

 

Hola!

Gracias por contactarnos,

en que podemos ayudarte?

×