Actualidad

Revelan que atacante en hospital de Tulsa fue paciente de una víctima

La cadena de noticias CNN destaca hoy que: El hombre armado que abrió fuego en un hospital de Tulsa, Oklahoma, y mató a cuatro personas este miércoles fue paciente de cirugía de una de las víctimas, informó este jueves el jefe de policía de la ciudad, Wendell Franklin, en una conferencia de prensa.

El atacante, al que identificaron como Michael Louis y a quien la policía encontró muerto, disparó y mató al Dr. Preston Phillips, la Dra. Stephanie Husen, Amanda Glenn y William Love en un edificio en el campus del Hospital Saint Francis en Tulsa, dijo Franklin.

Louis se sometió a una cirugía de espalda el 19 de mayo, que realizó por Phillips, y posteriormente llamó varias veces durante múltiples días quejándose de dolor y buscando tratamiento adicional, según Franklin.

Louis tuvo consulta con Phillips este martes para recibir tratamiento y volvió a llamar a la oficina del médico el miércoles antes del tiroteo, «quejándose de dolor de espalda y queriendo ayuda adicional», dijo Franklin.

Después del tiroteo, la policía encontró sobre Louis una carta «que dejaba claro que entró con la intención (de) matar al Dr. Phillips» y a cualquiera que se interpusiera en su camino, dijo Franklin.

Este tiroteo masivo es el más reciente en un país donde las personas deben enfrentarse cara a cara con la amenaza de la violencia armada en lugares públicos. Ocurre más de dos semanas después de un ataque racista en un supermercado en Buffalo, Nueva York, y de un ataque sangriento en una iglesia en California. Y apenas ocho días después de una masacre desgarradora en una escuela primaria en Uvalde, Texas.

La tragedia de Tulsa representa uno de los 233 tiroteos masivos que han ocurrido en EE.UU. este año, según el Archivo de Violencia Armada. CNN y el archivo definen un tiroteo masivo como uno en el que al menos cuatro personas reciben disparos, excluyendo al atacante.

¿Quiénes eran las víctimas?

Dos médicos, una recepcionista y un paciente: esas son las cuatro víctimas que murieron durante el tiroteo en un hospital de Tulsa. Las familias del Dr. Preston Phillips, la Dra. Stephanie Husen, Amanda Glenn y William Love están incompletas ahora.

«Se supone que somos los que cuidamos a otros durante tragedias como esta. Pensar que nuestros cuidadores fueron las víctimas es simplemente incomprensible para mí», dijo el Dr. Ryan Parker, director médico asociado de Saint Francis y doctor de emergencias.

«Ellos murieron mientras servían a otros. Murieron en el cumplimiento de su deber», insistió.

William Love: era un paciente en la Clínica Warren, donde ocurrió el tiroteo, dio a conocer este jueves el jefe Franklin. «A la familia del señor Love, lamento mucho no haber podido salvarlo», dijo el Dr. Parker entre lágrimas. «Cuando me desperté esta mañana, realmente quería que todo esto fuera una pesadilla, pero esta es la realidad de nuestro mundo en este momento. Y añadió que Love mantuvo una puerta cerrada para que otros escaparan del ataque. “Sé que la víctima paciente cerró una puerta, creo, es la información que tengo, para permitir que alguien escapara por otra puerta”, dijo.

Dr. Preston Phillips: «era un caballero consumado», señaló Robertson, visiblemente emocionado. «Era, es un hombre al que todos deberíamos esforzarnos por emular… y el hecho de que alguien atacara al Dr. Phillips es alucinante», dijo Robertson. «Es la máxima pérdida para St Francis y para Tulsa», insistió.

Ruth Folly, una técnica quirúrgica del hospital, compartió varias misiones médicas con Phillips y dijo que él viajaba anualmente con la organización sin fines de lucro Light in the World Development Foundation. El grupo, que fue fundado por el padre de Folly, tiene como objetivo brindar servicios quirúrgicos a quienes los necesitan. Ella describió a Phillips como alguien «en el que puedes confiar y alguien a quien quieres tener en tu vida». Folly dijo que fue a una misión todos los años desde 2016, excepto cuando el viaje se canceló debido al covid-19 en 2020.

Sandy Thompson, otra amiga de Phillips, conoció al médico en su club de tenis local y lo describió como “una persona maravillosa, gentil y amable con una sonrisa contagiosa y una palabra amable para todos”. Thompson recordó con cariño a Phillips como un «verdadero caballero».

0Shares