Actualidad

Los misiles estadounidenses de Ucrania causan nuevos problemas a Rusia

La cadena de noticias CNN destaca hoy que:  Hay un factor nuevo y potencialmente muy significativo en la guerra en Ucrania: la capacidad de los ucranianos de utilizar sistemas occidentales recientemente suministrados para atacar puestos de mando, centros logísticos y depósitos de munición rusos mucho más allá de las líneas del frente.

En la última semana se produjeron enormes explosiones en varias zonas ocupadas de las regiones de Donetsk, Luhansk, Zaporiyia y Jersón. Las pruebas disponibles, procedentes de las imágenes por satélite y de los analistas occidentales, indican que los ataques han sido muy eficaces.

Durante meses, los militares ucranianos pidieron a sus socios occidentales sistemas de cohetes y artillería de precisión de largo alcance. Ahora los tienen y los están desplegando con un efecto considerable tanto en el sur como en el este del país.

Los militares ucranianos no dan muchos detalles, pero Vadim Denysenko, un alto funcionario del Ministerio del Interior, dijo este miércoles que en las últimas dos semanas, «sobre todo gracias a las armas que recibió Ucrania, pudimos destruir aproximadamente dos docenas de almacenes con armas y reservas de combustible y lubricantes. Esto afectará sin duda a la intensidad del fuego» que pueden reunir los rusos, dijo.

El mejor de su clase es el sistema de lanzamiento múltiple de misiles HIMARS suministrado por Estados Unidos, pero los ucranianos también han recibido obuses M777 tanto de Estados Unidos como de Canadá, y obuses de largo alcance Caesar de Francia.

Además, el Reino Unido se comprometió a proporcionar sistemas de lanzamiento múltiple (MLRS) M270, que son más potentes que los HIMARS, pero no está claro cuándo Ucrania completará la formación sobre el sistema y lo desplegará.

La versatilidad del HIMARS está en su nombre: Sistema de Misiles de Artillería de Alta Movilidad. Su movilidad lo hace más difícil de apuntar y puede ser tripulado por solo ocho soldados. Los misiles suministrados a Ucrania tienen un alcance de 70 a 80 kilómetros. Y sus sistemas de guiado por GPS los hacen extremadamente precisos.

Como dice Mick Ryan, analista militar y exgeneral de división australiano: «Se utiliza para destruir nodos de comunicaciones críticos, puestos de mando, aeródromos e importantes instalaciones logísticas».

Por lo tanto, los altos cargos rusos son especialmente vulnerables. La precisión del HIMARS también significa que los ucranianos pueden preocuparse menos por las víctimas civiles. Los misiles guiados tienen una precisión de entre dos y tres metros, dijeron dos funcionarios de defensa a CNN, lo que permite a los ucranianos utilizar muchas menos balas para alcanzar objetivos con precisión a distancia.

El HIMARS parece haber sido utilizado en un ataque masivo contra un almacén en la ciudad de Nova Kakhovka en la región de Jersón este lunes por la noche. El ataque provocó explosiones secundarias y causó daños generalizados, según las imágenes de satélite revisadas por CNN. Las imágenes mostraron la precisión del ataque, que solo dejó un pequeño cráter.

Funcionarios prorrusos locales dijeron que se recuperaron partes de un cohete HIMARS; los números de serie coincidían con el arma.

También se produjeron grandes explosiones en las regiones de Luhansk y Donetsk, que provocaron múltiples detonaciones. Lo mismo ocurrió en Shakhtarsk, en Donetsk, y en la región de Jersón el fin de semana, así como cerca de Melitopol, en Zaporiyia, la semana pasada.

En total, parece que en julio se han atacado una docena de objetivos en la profundidad de las líneas rusas, la mayoría de ellos a una distancia de al menos 40 kilómetros detrás del frente, una distancia en la que la precisión con los viejos misiles Tochka-U sería difícil.

Los ucranianos también han estado disparando HIMARS por la noche, lo que hace más difícil para los rusos detectar y atacar los lanzadores. Las fuerzas rusas han tenido dificultades para luchar de noche desde el comienzo del conflicto, y los ucranianos siguen aprovechando esta circunstancia.

0Shares