Actualidad

El Talibán dice que conquistó último bastión opositor; rebeldes lo niegan.

Univisión Noticias destaca hoy que: A tres semanas de que el Talibán tomara Kabul en su acelerado avance en todo Afganistán, el grupo extremista dijo este lunes que acabó con el último bastión de resistencia en el remoto Valle del Panshir.

Sin embargo, poco después el líder del Frente Nacional de Resistencia (FNR) en esa zona montañosa hizo un llamado a un «levantamiento nacional», que siguió a una advertencia hecha por un funcionario de Estados Unidos en la víspera sobre la posibilidad de que cuajen condiciones para una guerra civil en ese país.

«Donde se encuentren, dentro o fuera (de Afganistán), los llamo a lanzar un levantamiento nacional por la dignidad, la libertad y la prosperidad de nuestro país», declaró Ahmad Masud en un audio enviado a los medios.

El Talibán ha asegurado que «responderá con firmeza» a cualquier intento de insurgencia. Ello tras su fulminante victoria sobre las tropas gubernamentales en agosto y la caótica retirada de Estados Unidos hace una semana tras 20 años de guerra.

«Con esta victoria, nuestro país salió por completo de la ciénaga de la guerra. La gente vivirá ahora en libertad, paz y prosperidad», afirmó el principal portavoz del movimiento islamista, Zabihullah Mujahid, en un comunicado.

Desde que las tropas estadounidenses abandonaron el país, las fuerzas del movimiento islamista habían lanzado varias ofensivas contra este valle de difícil acceso.

El valle del Panshir es un viejo bastión antitalibán, al que el legendario comandante Ahmad Shah Masud dio a conocer a finales de los años 1990, antes de ser asesinado por Al Qaida en 2001. En la actualidad, da cobijo al Frente Nacional de Resistencia.

Liderado por Ahmad Masud, hijo del comandante Masud, el FNR está integrado por milicias locales y por exmiembros de las fuerzas de seguridad afganas que llegaron al valle cuando el resto del país cayó en manos de los islamistas.

Según la oenegé italiana Emergency, presente en el Panshir, las fuerzas talibanas llegaron el viernes por la noche a Anabah, un pueblo de ese valle. «Numerosas personas huyeron de los pueblos de la zona en los últimos días», añadió la oenegé en un comunicado este fin de semana, en el que afirmaba que atendió a «un número reducido de heridos en el centro quirúrgico de Anabah».

Frente a la incertidumbre que hubo en los pasados días sobre qué sucedía en esa zona, el jefe del Estado Mayor del ejército estadounidense, el general Mark Milley, consideró que «es probable que se den las condiciones para una guerra civil» en el país.

«Pienso que, por lo menos, hay una muy fuerte probabilidad de una guerra civil» que podría conducir «a una reconstitución de Al Qaida o a un crecimiento del ISIS (el grupo Estado Islámico) o de otros grupos terroristas», subrayó en una entrevista con la cadena estadounidense Fox News el fin de semana.

0Shares