Actualidad

EE.UU. anuncia sanciones de “gran impacto” contra funcionarios cubanos

Univisión Noticias destaca hoy que: El gobierno de Joe Biden anunció este jueves sanciones a miembros específicos del régimen de Cuba y a una unidad de fuerzas especiales del gobierno conocida como Boinas Negras a los que acusa de ser los motores detrás de los abusos a los derechos humanos a la población civil de la isla en medio de las manifestaciones multitudinarias del pasado 11 de julio.

En un comunicado el propio Biden indicó que hou su gobierno «está imponiendo nuevas sanciones contra elementos del régimen cubano responsables por la represión, el jefe del Ejército cubano y de la división del Ministerio del Interior como líderes de esa represión, para que rindan cuentas por sus acciones».

«Este es solo el comienzo, Estados Unidos continuará sancionando a individuos responsables por la opresión del pueblo cubano», aseveró el mandatario estadounidense.

Según la agencia de noticias AFP uno de los sancionados es el ministro de Defensa de Cuba por su papel activo en la «represión» de las protestas

«Mientras responsabilizamos al régimen cubano, nuestro apoyo al pueblo cubano es inquebrantable y nos aseguramos de que los cubanoestadounidenses sean un socio vital en nuestros esfuerzos por brindar alivio a las personas que sufren en la isla. Estamos trabajando con organizaciones de la sociedad civil y el sector privado para brindar acceso a Internet al pueblo cubano que elude los esfuerzos de censura del régimen. Estamos revisando nuestra política de remesas para determinar cómo podemos maximizar el apoyo al pueblo cubano. Y estamos comprometidos a renovar el personal de nuestra embajada en La Habana para brindar servicios consulares a los cubanos y mejorar nuestra capacidad de relacionarnos con la sociedad civil, al tiempo que garantizamos la seguridad de los diplomáticos estadounidenses que sirven en Cuba», se leee en el comunicado escrito del presidente Biden.

Los «boinas negras», uno de los grupos sancionados, son oficialmente conocidos como la Brigada Nacional Especial del Ministerio del Interior, son una unidad de élite de las fuerzas especiales cubanas que el gobierno ha desplegado para reprimir a los manifestantes. Según datos manejados por la organización Human Rights Watch, más de 600 personas están en cárceles de Cuba por manifestar contra el régimen en las masivas protestas de hace 15 días. Un puñado de ellos ya ha sido condenado sin derecho a defensa.

El miércoles el gobierno en Washington DC ya había adelantado que sancionaría a funcionarios cubanos señalados de violar los derechos humanos. «Como ordenó el presidente Joe Biden, aplicaremos sanciones de gran impacto a autoridades cubanas que orquestaron estas violaciones de derechos humanos», dijo la jefa de la diplomacia estadounidense para Latinoamérica, Julie Chung, en un tuit que firmó con sus iniciales.

Chung, secretaria adjunta para las Américas del Departamento de Estado, publicó además una foto junto a la opositora cubana Rosa María Payá, hija del fallecido activista Oswaldo Payá, con quien dijo que se reunió para conversar «sobre este momento inédito para el pueblo cubano y la urgencia de tomar acción y hacer rendir cuentas».

«Están matando a nuestros hermanos y hermanas en la Isla», denunció Payá el martes durante una audiencia en el Congreso estadounidense.

Miles salieron a las calles en ciudades y municipios de toda Cuba el 11 de julio al grito de «¡Tenemos hambre!», «¡Libertad» y «¡Abajo la dictadura!», en medio de la peor crisis económica de la isla en décadas y el mayor incremento de los contagios y muertes por covid-19 desde el inicio de la pandemia.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) describió las manifestaciones como «pacíficas» y condenó «la represión estatal y el uso de la fuerza».

Reportó al menos un fallecido y 151 personas detenidas o con paradero desconocido como consecuencia de participar en las marchas. También describió varias agresiones por parte de la policía a periodistas y corresponsales.

«Nos enfocaremos en aplicar sanciones fuertes al régimen oficial responsable de la brutal represión», aseguró Chung en otra serie de tuits.

«Estados Unidos intensificará el compromiso con los socios regionales e internacionales para apoyar las aspiraciones del pueblo cubano», añadió Chung, llamando a condenar «colectivamente la violencia y represión sobre el pueblo cubano por reclamar su libertad».

«Sanciones selectivas»

De su lado, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, el demócrata Bob Menéndez, y homólogos europeos pidieron el miércoles «sanciones selectivas» contra todo miembro de las fuerzas del orden de Cuba «cómplice de perpetuar la represión» en la isla.

«Condenamos firmemente a las autoridades cubanas por utilizar la violencia, la intimidación y la censura para negarle a los cubanos su derecho constitucional de reunirse y protestar pacíficamente», señaló la declaración firmada por Menéndez y representantes del Reino Unido, República Checa, Estonia, Letonia y Lituania.

El Tesoro estudia la aplicación de sanciones contra los funcionarios «responsables de la violencia (…) contra manifestantes pacíficos en Cuba», había dicho el martes la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Bajo la administración de Donald Trump, Estados Unidos apuntó contra varios funcionarios de alto rango del gobierno cubano, bloqueándoles acceso al sistema financiero o impidiéndoles visitar el país a ellos y a sus familiares cercanos.

En enero, cinco días antes de la investidura de Biden, el Tesoro sancionó al ministro del Interior, Lázaro Alberto Álvarez Casas. En 2020 había incluido en su lista negra a Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, jefe de de GAESA, el conglomerado empresarial militar más poderoso de la isla y exyerno del antiguo presidente Raúl Castro.

En 2019 y 2020, el Departamento de Estado vetó el ingreso a Estados Unidos a Raúl Castro, hermano de Fidel y ex primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC). También había prohibido la entrada del actual ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, Leopoldo Cintra Frías, y del entonces ministro del Interior, el ya fallecido Julio César Gandarilla.

0Shares