Viajes

En Cochabamba

Los dos días en Cochabamba fueron muy agradables y aprovechamos de hacer algo de turismo por la ciudad, que realmente es muy hermosa.
Cuando ya recuperamos fuerzas, y al cabo de dos días, continuamos nuestro camino para hacer la última etapa que nos separaba de nuestro destino.
Como ya era posible hacer algún grado de planificación, decidimos salir temprano para llegar a buena hora a Santa Cruz, porque el camino, aunque en su mayoría bueno, tiene algunos accidentes un poco complicados de pasar, con por el ejemplo, la falla geológica de El Sillar.
Fue muy especial la sensación de seguir bajando al valle desde Cochabamba a Santa Cruz de la Sierra, porque el paisaje se va haciendo cada vez más diferente, muy tropical y caluroso.
Por supuesto, el paisaje también va cambiando drásticamente y empiezan a aparecer las palmeras, extensiones de tierra casi sin límites, bohíos, y casas de campo típicas del trópico.
Una vez sorteados todos estos paisajes y de un recorrido que parecía eterno, llegamos a una localidad llamada Montero, ya muy cerca de Santa Cruz, muy colorida y folklórica por la cantidad de comercio a orillas de la carretera, casas multicolores, muchas de ellas en obra gruesa (sin terminar), y con gente cruzándose en la calle haciendo un poco complicado avanzar.
Por suerte, conseguí sortear estos problemas y 54 kilómetros más adelante, por fin entramos en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra que para mí, había comenzado en Asunción del Paraguay casi un mes atrás.
Por la sensación propia de lo que significa completar una tarea tan complicada, fue muy especial entrar en la ciudad donde todo me parecía hermoso, novedoso y magia.
La distribución u organización urbana es muy especial, ya que sus calles están organizadas en rotondas o anillos, que después de conocerlas bien, hace fácil el desplazamiento, pero al principio es muy complicado.
De cualquier manera, esta era la ciudad escogida para seguir mi aventura migratoria y solo me quedaba acomodarme para tratar de hacer cada día mejor, aunque hasta ese momento, no sabía cuál iba a ser la rutina que me llevaría a cumplir mis propósitos, para lo que me sobraban entusiasmo y ganas de hacer cosas para hacer de nuestra vida una memorable experiencia nuestra estadía en Bolivia.

 

About James Olsen

ape-gallery id="12123"]

Comments

0Shares