Actualidad

EEUU anuncia formalmente cargos por narcotráfico

La Voz de America (VOA) destaca hoy que: Estados Unidos señala al expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, de abusar su posición como mandatario para convertir al país en un “narco-Estado”, utilizando dinero del narcotráfico para financiar sus campañas y comprar votos y traficando 50 toneladas de cocaína.

El secretario de Justicia de EEUU, Merrick Garland, presentó el jueves la acusación formal contra Hernández, horas después de que el exmandatario fuera extraditado hacia el país norteamericano.

Hernández se enfrenta a tres cargos criminales —uno por conspirar para importar cocaína a EEUU y otros dos por uso y conspiración para el uso de armas de fuego— como parte de una conspiración de narcotráfico. De ser encontrado culpable, el expresidente enfrenta una pena máxima de vida en prisión.

La familia de Hernández defendió el miércoles en la noche, previo a la extradición «la inocencia» del expresidente en un comunicado. Aseguró el texto que está siendo «víctima de la venganza de los narcotraficantes que él mismo extraditó o que obligó a huir a Estados Unidos».

Indicó además que los que le han acusado lo hicieron «reducir sus penas a cambio de, y en base a mentiras, acusar al expresidente de cometer actos reñidos con la ley de ese país». El comunicado afirma que se trata de «las mentiras que pronto van a ser desvanecidas por el equipo de defensa».

«Confiamos en la justicia norteamericana», concluyó el texto que elogió su trabajo al frente del gobierno.

La justicia estadounidense señala a Hernández, quien gobernó el país entre 2014 y 2022, de recibir millones de dólares de organizaciones narcotraficantes, incluyendo el Cartel de Sinaloa, como coimas para permitir que los carteles “operaran con virtual impunidad” en Honduras.

“Alegamos que Hernández corrompió las instituciones públicas del país, incluyendo partes de la policía nacional, el ejército y el Congreso”, aseguró el fiscal general Garland, en la conferencia de prensa en la que se anunciaron los cargos.

Hernández, añadió Garland, trabajó con otros funcionarios públicos, incluyendo su hermano, el exlegislador Tony Hernández —quien cumple condena de cadena perpetua por narcotráfico en Nueva York—, para “proteger los cargamentos de cocaína” que tenían como destino EEUU.

El jefe de la cartera de Justicia estadounidense explicó que los cargos contra Hernández son parte de una investigación de años de las organizaciones narcotraficantes y de cómo se infiltraron en el gobierno de Honduras.

“Debido a estos presuntos crímenes, sufrieron comunidades en Estados Unidos y sufrió el pueblo de Honduras”, aseguró Garland.

El expresidente ya había sido salpicado en juicios contra narcotraficantes convictos en EEUU, incluyendo el de su hermano Tony y en los procesos contra Geovanny Fuentes y Devis Rivera, exlíderes del cártel de Los Cachiros, que traficó drogas hacia EEUU.

Financiamiento de su campaña, compra de votos

El gobierno de EEUU señala en la acusación contra Hernández que el exmandatario usó las ganancias del narcotráfico para enriquecerse, financiar sus campañas políticas y cometer fraude electoral, incluyendo en las elecciones de 2013 y de 2017, que lo llevaron a la presidencia del país.

A cambio, expone el documento, “Hernández protegió a los narcos (…) de ser investigados, arrestados o extraditados”. El exmandatario también “causó” que se les pasara información policial y militar sensible y que miembros de la policía y militares hondureños “protegieran cargamentos de droga en Honduras”.

Hernández “permitió que se cometiera una violencia brutal sin consecuencias” en el país, asegura la acusación hecha pública el jueves.

El fiscal del distrito de Nueva York, donde rendirá cuentas el expresidente, Damian Williams, explicó en la rueda de prensa que EEUU señala a Hernández y sus co-conspiradores de ser responsables del envío de 500 toneladas de cocaína a EEUU.

0Shares