El vaivén de la esperanza

Ella acarreando su corazón destrozado subió al ómnibus repleto, caminó hacia el fondo, sorteando con dificultad la maraña de almas cansadas. A esa hora sabía que conseguir un asiento sería imposible. El ómnibus comienza su desafortunado vaivén lo que la obliga a balancear su pequeño cuerpo