Entretenimiento

Regresión

La  oscuridad  se  había  hecho  dueña
y  señora  de  la  espesura,
a pesar  de  que  los  rayos  del  sol
pujaban  decididamente  a  través  de  la
intrincada  maleza.  Anhelaban,  sin  lograrlo,  aportar  un  poco  de  vida
y  calor  a  la  rala  grama  que  moría  lentamente  a  orillas  del  arroyuelo
que  acababa  de  vadear.  Los  golpes  de  su  machete  cortaban,  sin  piedad.
Las  lianas quedaban en  el  sendero  a  sus  espaldas,  cual  cementerio
desprolijo  de  culebras  muertas.
¡Tenía  que  estar  ahí!  ¿Dónde  sino?  La  habían  buscado  por
todos  lados  sin  suceso,  hasta  lo  tildaron  de  loco  cuando  mencionó  la
cabaña  como  posible  destino.
¡Ella  no  va  allí  desde  niña!  –le  dijeron–.  Está  completamente
derruída.  ¡Imposible  penetrar  la  maleza!
Esos  eran  algunos  de  los  comentarios  que  golpeaban  su  cabeza.
Por  todas  esas  razones,  y  como  la  conocía,  pensó  que  podría  ser  su

paradero.  Por  un  momento supuso  que  sería  fácil  cerciorarse.
¡Qué  error  el  suyo!  No  imaginó  las  condiciones  en  que  encon-
traría  el  bosque.  Creyó  que  solamente  un  loco  podría  emprender
tremenda  búsqueda.
Trató  de  razonar  como  ella.  Si  las  fuerzas  le  fueron  suficientes  esta-
ría  allí.  De  todas  maneras  nunca  en  su  vida  le  había  importado  nada;
menos  ahora,  que  sus  días  estaban  contados  y  acababa  de  descubrir

su  cruda  realidad.  Sabía  que  a  nadie  se  le  ocurriría  buscarla  en  aquellugar.
María  Rita  demostraría  al  mundo  que  siempre  había  sido  dife-
rente  y  original. Tantas  mujeres  para  amar  en  el  mundo  y  había  sido
ella  particularmente  quien  le  había  ganado  el  corazón.
Todo  vestigio  de  belleza  que  otrora ostentaba  el  viejo  sendero  había  des-
aparecido.  El  monte  se  cerraba,  porfiado  e  impasible,  a  su  paso.  Se  le
hacía  casi  imposible,  la  demencia  de  penetrar  la  agreste  maldición.
Pero si  realmente  estaba  donde  él  pensaba,

¿cómo  habría  logrado  entrar  siendo una  mujer  débil,  enferma,
con  pies  descalzos,  vestida  apenas  con  atavíos de  hospital?
Las laceraciones  en  sus  brazos le  hacían  sentir  que  él  mismo  moría,
suspiro  a  suspiro, latido  a  latido pero  pudo  avanzar  unos  cuantos  metros.

Cuando  acabó  de  cortar  el  último  bejuco y  antes  de  salir  a  la  arena
de  la  costa  los  restos  de  la  cabaña  aparecieron  por  fin  ante  sus  ojos.
Las  ramas  trepaban  sin  piedad,  asfixiando  la  garganta  de  cada
tabla  que  habían  usado  los  pescadores  en  su  construcción.  La  línea
del  mar  distante  aparecía  azul  como  la  hoja  de  un  cuchillo.  Los  ves-
tigios  de  madera,  se  pudrían  al  sol  tratando  de  mantenerse  de  pie,
borrachos  de  sal  y  viento.

El  hombre  rodeó  la  agrupación  de  troncos  y  palos.  Solamente
una  ventana  sin  vidrios  estaba  aún  en  su  lugar,  pidiendo  a  gritos  que
alguna  tempestad  terminara  con  la  pesadilla  de  ser  parte  de  algo  que
ya  no  existía.  Se  encaminó  tambaleante  por  la  arena  mojada  y  quitó
los  restos  de  atados  de  paja  de  la  puerta.  Gusanos  grisáceos  no  le  que-
rían  dejar  entrar,  cual  guardianes  de  desolación  y  muerte.
Al  ingresar en  un  rincón  mohoso,  cubierto  de  telarañas…  la  vio.
Estaba  en  cuclillas,  con  los  pies  ensangrentados  y  ojos  desorbitados.

¡María  Rita,  mi  amor,  te  vine  a  buscar!
¡No  me  diga  mi  amor,  soy  una  niña.  No  me  llamo  María  Rita,
ni  sé  quién  es  usted!
Como  el  médico  lo  pronosticara,  su  mente  ya  había  partido.
Está  bien,  está  bien,  pero  tenemos  que  irnos  de  aquí.
Mi  mamá  y  mi  papá  me  dejan  venir  a  jugar  a  las  muñecas.  Yo
no  sé  quién  es  usted.  Ellos  no  me  dejan  hablar  con  extraños.
Al  verla  impávida,  una  tremenda  pena  ganó  su  corazón e  hizo  un
esfuerzo  para  no  llorar.

Pero  haré  una  excepción–  Se  tomó  unos  segundos,  pensando  lo
que  iba  a  decir  –¿Quiere  jugar  conmigo?
Dejó  el  machete  en  el  suelo  y  se  sentó  a  su  lado.
Juguemos  un  ratito  y  luego  partiremos  ¿De  acuerdo?
De  acuerdo,  pero  cuando  nos  vayamos,  al  gigante  muerto  lo
dejaremos  aquí,  ¿verdad?

Un  escalofrío  recorrió  su  columna  vertebral.
Claro,  a  él  no  lo  podemos  llevar  con  nosotros,  se  quedar aquí.
¡Cerremos  los  ojos  un  instante  y  contemos  hasta  diez,  antes  de
empezar  el  juego!  –dijo  con  voz  melosa.
Obedeció  ciegamente  a  la  mujer  que  amaba.
Uno,  dos,  tres…
Era  tanto  lo  que  la  quería,  que  en  ese  momento  pasó  por su mente como  un
relámpago la  frase  que  rondaba  allí  desde  que  comenzó  la  búsqueda.
Lo  que  más  deseo  es  llevarla  a  casa  para  morir  a  su  lado.
No  tuvo  tiempo.  Supo  demasiado  tarde  quién  era  el  gigante muerto.
El  fatal  machetazo  segó  su  amor  para  siempre.

 

Comments

0Shares