Entretenimiento

La misiva

La misiva       En  mis  doce  años  de  vida  nunca  me  había  pasado  algo  así. Entré  temprano  a  clase.  No  había  llegado  ningún  niño  y  me encaminé  hacia  mi  lugar,  el  tercero  de  la  derecha.  Se  me  desviaron los  ojos  hacia  la  pared. 

Allí  estaban  pegadas  cartulinas  con  dibujos de  la  costa.  Los  niños  del  otro  turno  habían  ido  de  excursión  a  la playa.  Para  algunos  era  la  primera  vez  que  veían  el  mar.  Regresaron tan  emocionados  que  no  les  costó  nada  colorear  el  paisaje  que  habían conocido. Al  acercarme  al  asiento,  mi  corazón  trepidaba  y  no  sabía  por qué.  Me  mentía  a  mí  mismo.  Sí  lo  sabía. Miré,  hacia  la  mesa  del  antiguo  banco  escolar.  Allí  estaba  el  agu- jero  donde  antiguamente  ponían  los  tinteros  y  lo  vi  arrolladito,  es- perándome. Tu  nueva  misiva  aceleró  aún  más  mis  latidos.  Parecía  mentira cómo  un  simple  papel  podía  despertar  tantos  sentimientos  en  mi persona.  Un  pedacito  de  hoja  de  cuaderno  con  letras  había  transfor- mado  mi  vida.  Necesitaba  encontrar  respuestas.  ¿Quién  sos?  ¿Por  qué estás  tan  empecinada  en  dejarme  todos  los  días  una  nota  sin  firmar?  ¿Por qué  a  mí?  ¿Qué  razón  tenés  para  no  darte  a  conocer          Siempre  contestaba  los  mensajes  y  los  dejaba  en  el  mismo  lugar, deseando  que  llegara  un  nuevo  día  para  continuar  con  la  nebulosa comunicación.  Trataba  de  hurgar,  en  las  caras  de  mis  compañeros, alguna  reacción  que  delatara  a  la  autora.  Ya  llevaba  dos  semanas  y  no podía  dormir  intentado  entrar  mas  temprano,  pero  no  lograba  avan- zar  ni  siquiera  un  paso  en  mi  búsqueda  desesperada.  No  le  quería comentar  nada  a  la  maestra.  ¿Para  qué  preocuparla  con  este  dilema? ¡Ella  pensaría  que  estoy  loco! La  Señora  Lucía  no  querría  saber  de  incertidumbres  de  niños, cuando  sobrevivía  cada  día  a  dolor,  por  la  pérdida  reciente  de  su hijo. “No  sé  tu  nombre.  Solo  me  limito  a  responder,  antes  que  suene la  campanilla  de  las  cinco,  esperando  que  la  limpiadora  del  salón  no lo  encuentre”  ¡Pobre  Jacinta,  qué  lo  iba  a  encontrar,  si  apenas  veía con  esos  lentes  de  fondo  de  botella!  Ella  se  limitaba  a  hacer  mala- barismos  con  su  escoba  para  irse  cuanto  antes  a  su  casa.  ¿Cómo  era posible  que  nadie  se  diera  cuenta  cuándo  lo  escribías  o  lo  ponías  en el  agujerito?  Solamente  te  limitabas  a  plasmar  dos  o  tres  palabritas inocentes.  Bueno,  no  tanto.  Encontré  una  que  decía:  Te  quiero.  Te seguí  el  juego:  Yo  también.  Creía  estar  enloqueciendo.  ¿Cómo  decir algo  así  a  un  fantasma? ¿Cómo  sería  posible  que  tuvieras  tanto  dominio  de  tus  acciones,  y que  yo  no  fuera  capaz  de  descubrir  tu  rostro?  Éramos  solamente  27  en la  clase.  ¿Por  qué  no  dabas  la  cara?  ¿Por  vergüenza  o  temor  de  que  lo fuera  a  comentar?  ¿Serías  Teresita,  en  la  primera  fila,  Mary,  del  banco del  costado?  ¿Juan  Carlos,  que  se  sentaba  conmigo?  Mi  cabeza  daba vueltas  y  pensaba  como  el  personaje  de  la  novela  que  veía  mi  madre en  la  tele.  ¡Tenía  que  pensar  como  un  muchacho!  ¿Algún  día  podría descifrar  el  misterio?  ¿Acaso  serías  la  niña  nueva  de  trenzas?  ¿Judith, la  grandota  que  me  convidaba  con  uvas  en  el  recreo? ¿Patricia  con  ojos azules  y  que  se  ruborizaba  fácilmente? Tu  anteúltima  nota  decía  algo  que  me  estremeció…”Te  ciero más  que  a  nadie  en  el  mundo”.  ¿Lo  escribiste  así  a  propósito  para  des- pistarme?  Esa  falta  de  ortografía  la  hacíamos  en  primero.  Me  dejaste mal,  porque  no  podía  saber.  Te  buscaba  y  no  te  encontraba. Me  dispuse  a  escudriñar  nuevamente  cada  rostro  en  el  mismo momento  que  tomara  el  papel.  Levantaría  la  vista  de  golpe  y  miraría a  cada  uno  de  la  clase. Me  senté.  Puse  mi  cartera  entre  Juan  Carlos  y  yo. Disimulando  agarré  el  mensaje.  Miré  para  todos  lados,  lo  des- enrollé  y  levanté  la  vista.  Todos  seguían  atareados  en  sacar  los  útiles de  la  cartera. Cuando  lo  leí,  me  estremecí.  Decía:  “Te  amaré  toda  la  vida”. Levanté  de  golpe  la  vista  y  recorrí  el  salón.  Me  enfrenté  con  unos ojos  llenos  de  lágrimas  que  se  clavaron  en  los  míos.  Eran  de  la  señora Lucía.     Buby Aguirre

6Shares

En la Actualidad, Buby Aguirre

Comments