Radio Miami Color

Ingo Maurer: el decano del diseño de luminarias con guiños Pop Art

Ingo maurer  ha diseñado, fabricado y comercializado lámparas desde mediados de los años ´60, y desde entonces, sus productos son reconocibles como obras de arte pero también como objetos funcionales, eso sí con una aproximación muy humorística. Las suyas son piezas que cuentan historias, y te sacan una sonrisa con solo verlas. El diseñador alemán sorprende todos los años con nuevos lanzamientos y reedita algunos de sus clásicos que permanecen en el imaginario colectivo y en colecciones de arte alrededor del mundo.

Ha sido pionero en la descontextualización de objetos como botellas de Campari, platos rotos o latas de sopa, es un verdadero trend setter, no sigue tendencias sino que las crea explorando sobre objetos y materiales  comunes para generar piezas extraordinarias.

La leyenda cuenta que vio la luz una tarde de resaca en una pensión de Venecia. Veía doble y del techo, sobre su cama, colgaba una bombilla desnuda. Su primera lámpara, Bulb, era eso: un homenaje a Edison, una bombilla gigante.  Luego, en la que es una de sus piezas más famosas, le puso alas a otra bombilla y comenzaron los nombres italianos. La pieza se llama Lucellino porque la vida de Maurer es una historia de amor entre Nueva York, donde vivió muchos años, e Italia, donde es una institución aunque ningún fabricante italiano haya conseguido producir sus diseños. Desde aquella tarde en Venecia, Maurer se lo hace todo solo. Dibuja, piensa, busca, produce -todas las lámparas son semiartesanales-, empaqueta y distribuye. Solo, desde su estudio en Munich, con sus sesenta empleados, “casi todos sin formación académica, pero con buenas manos”.

Hijo de un pescador, nació en 1932 y creció en la isla Reichenau en el lago de Constanza con cuatro hermanos. Estudió diseño gráfico en Munich,  y llegó a trabajar en esa área en New York y San Francisco, donde absorbió el Movimiento Pop Art imperante en la época que lo marcaría en su carera de diseñador en años siguientes.  Su frescura obedece a trabajar sin ideas preconcebidas y con los ojos más abiertos al mundo que a las revistas de diseño.  Es un caso aparte.

En 1963, regresó a Alemania y fundó Design M, una empresa que desarrolla y fabrica lámparas según sus propios diseños. La compañía fue renombrada posteriormente como “Ingo Maurer GmbH”. Uno de sus primeros diseños, «Bulb» (1969), se incluyó en la colección de diseño del Museo de Arte Moderno en 1969.

En cincuenta años, ha aprendido “la importancia de la oscuridad”. Igual cuelga sábanas y les da luz o hace flotar un huevo en agua luminosa al tiempo que lidera la revolución LED (Light Electric Diode), “una fuente de luz más limpia, consumidora de menos energía, pero todavía cara de instalar”.  “La mayoría de los diseñadores de lámparas sigue produciendo el mismo

Maurer comparte con otros diseñadores la idea de que la bombilla incandescente da la mejor luz: “En Australia se prohibirá su uso en tres años. Obligarán a usar las de bajo consumo. Esa bombilla da una luz mortecina que no hace feliz. Yo preveo un boom de los psiquiatras. Se puede ahorrar más energía si somos conscientes de cómo la usamos. Tenemos que rescatar nuestras emociones”, exclama. Maurer hace cosas extraordinarias con recursos ordinarios: latas, coladores y otros . En la Fundación Cartier, en 1999, utilizó hasta basura. “No quiero provocar. Quiero hacer pensar”, dice. Pero incluso en ese mensaje que trata de despertar al público, Maurer cuida la estética: “No quiero ser agresivo con el mundo”. Tiene una lámpara con ratas en jaulas de oro. Memorias de Shanghai ¿o era El Cairo?, se llama. Sus piezas cuentan historias con humor y sin agresividad. ¿Diseña luces o experiencias? Siempre contesta lo mismo cuando le preguntan si lo que hace es arte o diseño: “Depende de quién lo mira y de cómo lo mira”. Artista o diseñador, ha expuesto en el Pompidou, en el MOMA y en los principales museos, pero también es empresario.

En 1984 presentó el sistema de cable de baja tensión YaYaHo, que consta de dos cables de metal fijados horizontalmente y una serie de elementos de iluminación ajustables con bombillas halógenas, que se convirtió en un éxito instantáneo.. Más tarde fue de los primeros en experimentar con tecnologías LED

Desde 1989, su diseño y sus objetos han sido presentados en una serie de exposiciones, incluido el Stedelijk Museum en Amsterdam (1993). En 2002, el Vitra Design Museum organizó Ingo Maurer – Light – Reaching for the Moon, una exposición itinerante con varios espectáculos en Europa y en Japón. En 2007, el Museo Cooper-Hewitt National Design Museum de Cooper-Hewitt en Nueva York presentó la exposición Provoking Magic: Lighting of Ingo Maurer.

Uno de los puntos altos de los últimos tiempos ha sido la muestra y el despliegue durante la Milano Design Week de 2016 donde sus productos invadieron la Chiesa San Paolo Converso desplegando su irreverencia a modo de retrospectiva. Una suerte de altar improvisado para un diseñador excepcional de los últimos tiempos. tipo de objeto a pesar de que las fuentes de energía cambian. No piensan que otra expresión es posible”, dice. Con todo, él cree que nos será fácil vivir sin lámparas. “Emocionalmente costará dar el paso. Una lámpara sigue siendo hoy como una vela, algo arcaico, aunque en la mesa, tal como la emplean en los restaurantes, te desdibuje la cita romántica”, explica con una sonrisa. Él cuelga sus velas. La lámpara Fly, Candel, Fly, es eso: una vela que vuela. Sin alas. Suspendida del techo.

0Shares

En la Actualidad, Ministerio De Diseño

Ministerio de Diseño es un portal digital de tendencias, arquitectura y diseño con sede en Uruguay, con amplia difusión y reconocimiento regional. Es también una oficina transmedia de comunicación para marcas y empresas que se alinean con nuestra temática. Difundimos diseño, gestión urbana, espacios culturales, gastronómicos, arte, arquitectura, y posicionamiento de profesionales, marcas o ciudades a nivel internacional. Analizamos y difundimos nuevos lanzamientos, inauguraciones, exposiciones y ciudades con nuestra mirada única: desde Casa Foa en Argentina, muestras y Design Weeks como Milan, Londres, Art Basel en Miami, o la Biennale Venezia. Creamos reseñas de destinos culturales, turísticos, fábricas de productos o desarrollos inmobiliarias, real estate, hoteleria. Exploramos lugares de interés, nuevos proyectos comerciales o residenciales alrededor del mundo. Su directora, la Arquitecta Gabriela Pallares tiene amplio know how y credenciales de más de 15 años como estudio de arquitectura trabajando con marcas globales y en comunicación con medios internacionales.

Comments