Entretenimiento

Esquirlas

Atlanta  había  amanecido  con  el  cielo  encapotado.
El  estúpido  de  pelo  blanco  con  cara  de  mamarracho,  que  pro-
nosticaba  el  tiempo  en  el  noticiero  de  la  mañana,
había  augurado
lluvia  para  los  próximos  tres  días.  Jamás  le  acertaba  pero  ese  día,
cualquier  persona  podía  saberlo,  bastaba  con  mirar  los  nubarrones
negros  y  amenazantes.

El  tiempo  en  complot  con  el  desamor,  no  ayudaba  para  nada  a
calmar  los  ánimos  en  aquella  mañana.
¿Pero  no  me  entendés?  Sabés  que  no  quiero  hablar  más.  ¡Dejáme  en  paz!
¿Por  qué  me  decís  eso?  ¿Cómo  que  te  vas?  Ahora  me  lo  decís
después  de  todo  el  tiempo  que  hace  que  estamos  juntos.  Pero  decime
¿vos  que  crees  que  yo  soy  un  trapo  que  tirás  a  un  rincón  y  asunto
terminado?
¡Calláte!  No  tenemos  nada  mas  que  hablar.  Te  lo  dije  tantas
veces.  Esto  tenía  que  pasar.  Es  la  última  vez  que  discutimos.  Me  voy.
¿Entendés?
Pero…  ¡paráaa!
No  te  puedo  escuchar  más,  ni  mirarte  a  la  cara.  ¡Me  voy!
Agarró  su  bolso  y  emprendió  hacia  la  puerta.
Ella  se  le  tiró  encima,  empapada  en  transpiración  y  llanto.
Por  más  que  quiso  evitar  su  partida,  fue  inútil.
Él  empujándola  hacia  un  costado,  cerró  la  puerta  de  un  golpe.
Dio  por  terminada  la  discusión,  y  por  ende,  su  vida  juntos.
Ella  se  asomó  y  le  gritó:
¡Te  vas  a  arrepentir!
Sacudió  la  cabeza  sin  voltear,  levantando  la  mano,  con  aquel

gesto  tan  suyo  cuando  alguien  o  algo  dejaron  de  importarle.
¡Me  dejás  con  todo!  Las  cuentas  de  la  casa,  del  auto,  el  prés-
tamo  del  banco  y  te  mandás  mudar  con  tu  amante.  ¡Ya  vas  a  ver,
desgraciado!
Quedó  tirada  en  la  cama,  llorando,  como  si  su  desolación  pudie-
ra  retornar  a  aquella  persona,  con  la  cual  había  compartido  quince
años  de  su  vida.  Pensó  que  la  punzada  que  tenía  en  el  corazón  se
mantendría  allí  por  mucho  tiempo.  El  maquillaje  se  le  había  corrido
y  al  mirarse  al  espejo,  no  se  reconoció.  Jamás  nadie  la  había  visto  así,
incluyendo  ella  misma.  Trató  de  razonar  los  pormenores  en  vano.  El

desenlace  ya  estaba  sobre  el  tapete.  Acariciaba  los  diseños  en  relieve

de  la  colcha  que  le  había  regalado  su  suegra.
¡Vieja  del  diablo!  Nunca  me  quiso  y  estoy  segura  de  que  la  colcha  está  maldita.
La  mujer  se  levantó,  arrancó  el  cubre  camas  del  lecho  y  lo  tiró
hecho  un  ovillo  en  un  rincón.  No  quería  nada  más  de  ellos  en  su  casa.

Se  sintió  feliz  al  desprenderse  de  algo  que  nunca  había  sido  ofrenda-
do  con  cariño.  Supo  que  ese  día  jamás  lo  olvidaría.
Pasaron  las  horas  y  el  llanto  de  ella  fue  cediendo.  La  carta  en-
contrada  en  el  bolsillo  del  saco  de  Horacio  había  sido  el  detonante
de  aquel  descenlace.
¡Qué  mentirosos  eran  los  hombres!
Horacio  se  había  salido  de  su  rutina.  ¡Ahora  entendía!  Llamadas
sin  respuesta  del  otro  lado  de  tubo,  llegadas  tarde  en  la  noche  y  aquel
perfume  impregnado  en  el  cuello  de  la  camisa.
¡Sin  explicación,  como  tantas  cosas  tuyas!
Pasaron  tres  días  y  ella  se  sentía  cada  vez  mejor,  o  peor.  No  lo

sabía  realmente  ¡Y  lo  extrañaba  tanto!
¿Cómo  lo  quitaré  de  mi  cabeza?
Horacio  el  viernes  salió  temprano.  Miró  su  reloj,  no  eran  las  cua-
tro  todavía.  Presuroso  se  encaminó  a  darle  un  beso  a  la que le dio la
vida  como siempre.  Tendría  media  tarde  del  viernes,  más  todo  el  fin
de  semana para  pasar  con  su  nuevo  amor.  Esto  lo  regocijaba.
Había  olvidado  su llave  y  tocó  timbre.  Nadie  respondió. 

Probablemente  estaba durmiendo  su  siestita  de  todos  los  días.

El  hombre  hurgó  en  la  maceta,  maldiciendo  el  ensuciarse  las
manos  con  tierra.  Manías  de  su  madre  de  enterrar  la  llave  de  emer-
gencia.  Sopló  para  limpiarla.  La  puso  casi  sin  mirar  en  el  cerrojo  y
la  puerta  abrió  como  una  seda.  Asomó  su  cabeza  en  el  marco  de  la
puerta  y  la  vio  dormitando  como  todos  los  días  en  su  mecedora,  al
sol  de  la  ventana.
Pensó  no  despertarla.  Estaba  frío  y  ese  era  un  momento
que  ella  disfrutaba.  Siempre  mencionaba  que  las  siestas  le  gustaban
más  que  las  noches.  Se  arrimó  con  cuidado.  Estaba  profundamente
dormida.  Decidió  entonces  cerrar  la  ventana.  Vio  en  el  piso  unas

esquirlas  de  madera  bajo  la  mecedora.  Al  intentar  subirle  la  manta
reconoció  los  diseños  en  relieve.
Un  escalofrió  recorrió  la  espina  dorsal  de  Horacio  y  su  corazón
no  soportó  ver  la  hoja  de  la  cuchilla  atravesando  la  garganta  de  su madre.

Comments

0Shares