Entretenimiento

Desde entonces

Esa mañana me miraba diferente, sus ojos encapotados de perdiguero
estaban aún más tristes que nunca, hasta creí ver unas lágrimas
asomar en sus ojos sin brillo.

Sus orejas caídas parecían que ya nunca más podrían espantar una sola mosca.
Se arrimó temblequeando hasta donde yo estaba leyendo
mi revista. No pudo comer un pedacito de ciruela que mi mano
chiquita le ofrendó. Ese fue el detonador de lo mal que se sentía.

Acurrucandose puso su cabeza en mi regazo. Mis piernas comenzaron
a temblar y no supe por qué, hasta que me di cuenta de que era su
cuerpo el que se despedía de esta vida.
Allí se quedó. Cesaron los temblequeos y sin un solo gemido se
fue de este mundo de niños y de perros.

Me mantuve por rato abrazándolo. Mis lágrimas corrían en silencio.
Una ciruela a medio morder quedó olvidada en el piso frío como
la desolación que me invadió.
Recuerdo aquella mañana cruel cuando te fuiste a ladrar al cielo

y yo me quedé con tu nombre atragantado.
Desde entonces, mi querido Toby, te busco en cada nube de este
cielo de hombres y de perros.

Comments
  1. Pelusa

    6 años ago

    Felicitaciones!! Congrats!! Parabens!! Impresionante tu carrera Buby, pero a pesar de tu talento, que vaya si lo tenés…Siempre dicen que detrás de un buen hombre.. Hay una gran mujer, y es Cristina sin duda!! Cuidate, un abrazo grande a los dos

    • Buby Aguirre

      6 años ago

      Querida Pelusa
      Muchas gracias, no te imaginás lo que significan tus palabras. Cuando recibo estas pequeñas pero tan cariñosas notas me llenan de alegría y son caricias directas al corazón. Además, no deja de ser una de las pocas maneras de medir si le gusta al lector lo que tratamos de plasmar con tanto cariño y dedicación. Tu comentario llegó adonde tenía que llegar.
      Cristina también te hace llegar a través mío su agradecimiento. Abrazo grandote para vos de nosotros dos.

2Shares