Saludable

No hay atajos para el crecimiento personal

El propósito común de todos, que podemos considerar como el principal, es el crecimiento personal o la evolución espiritual, como usted prefiera. Incluso si intenta escapar de esto, siempre le cobrará. Además, cada uno de nosotros tiene un propósito específico para estar aquí.
Puede ser que una persona tenga un alma artística e intelectual y, al mismo tiempo, le es difícil de hacer frente al orden. Para él desarrollar su talento tendrá que trabajar su disciplina, que a menudo carece. Otro individuo, tiene alta capacidad de trabajo y de comandar, pero con un perfil dictatorial, imponiene su voluntad en todo momento. En este caso, es necesario desarrollar la humildad para reconocer y aceptar las opiniones de los demás. Sólo entonces, estará preparado para ejercer el mando de la mejor manera, desde el corazón.
Cuanto más usted se conoce, más se acerca a su propósito, que se alimenta a reconocer y trabajar el lado oscuro del alma. Es allí donde se encuentra la energía para seguir adelante. Es un poderoso proceso de alquimia interior que pule y da a la piedra en bruto el oro.
Usted puede incluso intentar algunos atajos, desviándose de la ruta, pero sin éxito. Tarde o temprano vamos a ser redirigidos al aprendizaje y crecimiento. Usted se enferma, las empresas no funcionan, no tiene trabajo, el amor no fluye. Es así que se da cuenta de sus errores. No hay otra manera.
Para hacer frente a las contradicciones y conflictos, los niños construyen una personalidad basada en mecanismos de defensa. Familias neuróticas, sociedades neuróticas, valores cuestionables, la represión, bullying, moralismo, todo esto nos lleva a crear el ego, que es un intento por sobrevivir en medio de tantas dificultades. Este ego, sin embargo, es solamente un arreglo, pero está lejos de lo que realmente son.
Con bastante dedicación para el auto-conocimiento, hacemos nuestro camino de regreso, identificando lo que no somos y, poco a poco, regressamos  al self, a nuestro ser pleno. Al igual que todos los ríos tienen como destino el océano, lo mismo que no percebimos, nosotros fluímos todo el tiempo para la verdad.

Share Button
Comments
  1. Roland Gonzalez

    9 meses ago

    Trabajamos en nosotros con el auto-conocimiento, y poco a poco vamos descubriendo nuestro ser interno, nuestro espiritu, nuestra verdadera naturaleza. Asi, entendemos nuestra mision de vida y podremos ver nuestra luz interna iluminarse.