¡Más dulce que el azúcar!

La noticia llegó casi sin esperarla, mi hijo y su esposa habían planeado una salida y querían saber si nuestra nieta podía quedar con nosotros el fin de semana. Por cierto que la respuesta no se hizo esperar y la llegada de Claudia a tempranas horas de la mañana fue triunfal.